Hace ya un rato que no escribo aquí… en parte las ocupaciones, en parte que robaron mi computadora y allí estaba la contraseña de mi cuenta de WordPress, en parte que mi compu semi-gratis no funcionaba ni al 20%.

Pero también fue la expectativa de que un amigo y yo íbamos (al parecer nunca sucederá) a poner en funcionamiento un servidor web y pensaba mudar el blog y cambiarle el diseño. Y es que a pesar de que me agrade que haya una compañía haciendo negocio a partir de software libre que almacena varios blogs como éstos, en realidad no tengo control sobre éste sitio web.

Y a pesar de que lo más probable es que nadie abuse del poder sobre éstos sitios web, no puedo, por ejemplo, cambiar el diseño a mi antojo sin pasar por caja

El diseño me importa, porque creo que no tiene sentido hacer éste tipo de reflexiones si no genera conversación. Y es que ése es el sentido de ésto: compartir, sí, pero no unilateralmente (por eso es que abajo hay un botoncito de «comentarios») y creo que éste diseño no incentiva ésa retroalimentación.

Ya será después cuando haga mudanza, cuando consiga algo parecido a ésto y tenga una conexión web propia.

Mientras tanto, seguiré en éste sitio que no es mío pero que uso.