Leyendo noticias aleatorias encontré una religión que promueve la copia. Pero lo que me pareció más interesante fue lo que dijo Peter Sunde acerca de cómo se desarrolló el proyecto:

Since I’ve had a lot of things to do, projects to start, my church was never started. My working name for it was Church of Copying Kopimists (or short: C.O.C.K. just for the lulz). I told some friends about my idea and in the end they really liked it. This is one of the essential things with how the internet and kopimism works – if you don’t do it, someone else will. I didn’t have to do the work, since the idea that spread was good enough. After a year of iterations it actually worked.

Eso me recordó una frase que había leído hace mucho acerca del software libre: que se rige por la economía del regalo. Las ideas se regalan y por eso se difunden y lo que mantiene el incentivo del desarrollo es que el resultado es propiedad colectiva (cuando el proyecto se mantiene libre).