Estuve viendo un documental acerca del Teorema de la incertidumbre. No es tan aburrido como suena.

La idea es que para cualquier sistema formal está demostrado que no todas las cosas son demostrables. Eso implica que existen problemas que no pueden resolverse y no existe un método sistemático para distinguirlos de los problemas que sí pueden resolverse.

Para las computadoras eso implica que al intentar resolver algún problema podríamos obtener la respuesta o tener a la computadora trabajando por siempre sin resolverlo (y que éste cuento de Isaac Asimov podría no terminar con un «Y la luz se hizo…», sino con un «Y siguió buscando la respuesta hasta la eternidad…»). Para las personas también, pero el punto es que las personas podemos decidir detenernos y plantearnos nuevos problemas.

Y he allí una diferencia importante entre las personas y las máquinas.

Al menos por ahora.