Todos quieren escribir pero nadie lee

Ésta idea surgió en un café conversando con una ávida lectora de la que me atrevería a decir que mantiene alta la estadística de lectura en México, aún considerando que está de dar pena. Parafraseando:

Parece que todo mundo piensa que por obra del espíritu santo van a poder escribir una buena historia sin haber leído nunca en su vida […] siendo que los buenos escritores son buenos porque no paran de leer y pasan la vida buscando buenas historias.

Lilí Pérez

Cuando escuché eso entendí a qué se refiere Andrew Keen en PressPausePlay cuando dice que “[eso no es arte] es masturbación global”, aunque creo que Lilí explica bastante mejor la causa.

A pesar de la tecnología

Nuestros medios de comunicación podrían permitirnos tener a nuestra disposición todo el conocimiento humano.

Porque la ley lo prohíbe

Eben Moglen describe muy bien el problema (cursivas mías):

¿Cuántos Shakespeares pudo haber que no aprendieron a leer? ¿Cuantos Einstein no aprendieron física? Es obvio que la mayoría, presumiblemente bastantes. Hay más humanos en el planeta que nunca antes, así que no importa cuantos Shakespeares o Einsteins se hayan perdido antes, vamos a desperdiciarlos otra vez. Pero no tenemos que hacerlo.

A diferencia de todas las sociedades anteriores que estaban casi obligadas por circunstancias materiales a desperdiciarlos […] Ahora el único impedimento son las leyes que prohíben compartir, y sin ellas la ignorancia sería prevenible.

Eben Moglen, Before and After Intelectual Property.

So pretexto de promover el progreso

La leyenda cuenta que la Propiedad Intelectual promovía el progreso de la ciencia y las artes útiles al incentivar a los autores al permitirles un monopolio temporal para la comercialización de sus inventos. Que le digan eso a Edwin Amstrong, inventor de la radio FM o a Jonathan Hornblower que desarrolló una mejor máquina de vapor que Watt.

En realidad se ha mostrado que las patentes impiden el progreso porque

conduce a precios más altos y menor producción[…], el sistema de patentes es utilizado como forma de reprimir a la comptetencia para la obtención de privilegios especiales

Carolina Steneri, Aquí el documento

Para proteger un modelo de negocio

Los verdaderos beneficiarios de la propiedad intelectual son los gestores de patentes, más que los inventores.

En general lo que se pierde por no tener un sistema de «propiedad intelectual» no es la innovación ni se pierden las ventas. Lo que se pierde es la posición privilegiada de las firmas que deben enfrentarse a la competencia.