Somos ciborgs…

Definiendo «ciborg» como

todo humano que para comunicarse con otros utiliza un interfaz electrónico que genera una capa de información que a su vez modifica su percepción del mundo y cómo él mismo es percibido por otros.

tenemos que todas las telecomunicaciones nos convierten en ciborgs en cierta medida.

…pero el término parece lejano

El término «ciborg» evoca «ciencia ficción» y parece restringido a ésta. Por ello me parece que el aviador es un buen ejemplo de ciborg al mostrarse en nuestro nivel de realidad:

Casco_de_piloto_de_combate.gif

Por el mismo motivo me sorprende la naturalidad con la que Donna Haraway se declara ciborg en su manifiesto.

La búsqueda de una comunidad

En el debate entre el Ciberpunk y el feminismo de género se explica que el feminismo de género no es una comunidad real, la misma Donna Haraway expresa: «No existe nada en el hecho de ser ‘mujer’ que una de manera especial a las mujeres». Interpreto a Simone de Beauvoir utilizando éste argumento en otro sentido: La inexistencia de una comunidad y su exclusión en su mismo entorno es lo que permite ésta discriminación.

Reflexionando al respecto pienso que posiblemente en el caso de la inexistencia de una comunidad real que atienda a las necesidades de la persona el mecanismo más simple para generar un grupo que lo haga es imaginar una comunidad.

La expresión del mundo

Me parece interesante la idea de que:

las ciencias de las comunicaciones y las biologías modernas están construidas por una misma intención, la traducción del mundo a un problema de códigos, una búsqueda de un lenguaje común en el que toda resistencia a un control instrumental desaparece y toda heterogeneidad puede ser desmontada, montada de nuevo, invertida o intercambiada.

A mí me parece maravillosa la idea de poder expresar al mundo como palabras y símbolos, sin embargo me preocupa la cosificación conceptual que se utilizan para alterar las decisiones, por ejemplo al convertir a los «organismos» en «componentes bióticos».