Existe la idea de que la ciencia se volverá irrelevante porque dado que el conocimiento es acumulativo, llegará el momento en que la información se genere a sí misma. La esperanza ciega en que la ciencia siempre resolverá nuestros problemas comete el mismo error:

No podemos vencer a la entropía

O en palabras de Robin Dunbar

Pero hay una diferencia preocupante entre entonces [cuando las predicciones de Malthus acerca del agotamiento de los recursos fallaron] y ahora. La revolución agrícola dependía en tecnología vieja, de la clase que cada granjero que conoce su trabajo conocía por instinto. Los nuevos desarrollos de la ciencia hoy dependen en clases más sofisticadas de conocimiento. Y el punto preocupante es que el número de descubrimientos nuevos por década ha estado disminuyendo constantemente durante el último siglo. Eso no es muy sorprendente: cada nuevo descubrimiento se vuelve más difícil de lograr porque depende en tecnología más compleja y conocimiento más profundo. Las fronteras del conocimiento se están volviendo más difíciles de minar, y también mucho más costosas.

How many friends does one person needs? – Harvard University Press

Creo que tenemos la capacidad técnica de resolver los problemas inmediatos:

  • Contra la sobrepoblación tenemos anticonceptivos efectivos y más por venir.
  • Contra la falta de alimentación, tenemos ingeniería de ecosistemas, permacultura y redes de producción local. (Necesitamos ser menos personas).
  • Se están desarrollando varias tecnologías para generar energía, todavía insuficientes pero prometedoras.
  • Para resolver lo que falta tenemos un mundo hiperconectado, con amplio acceso a la información, además de la capacidad de monitorear y automatizar casi todo.

Sin embargo no puedo ser optimista:

  • Producir ciencia nunca trae ganancias seguras y requiere más esfuerzo del que la mayoría está dispuesta a dar.
  • El abuso es la conclusión lógica para seres racionales buscando su beneficio. Mientras se pueda externalizar el probema, se externalizará.
  • Es difícil convencer y organizar a las personas. Más aún cuando no les importa nada más que su placer.

Los gobiernos no pueden resolver todos los problemas y no les conviene hacerlo. Es más bien cuestión de que la gente de a pie resuelva conquistar su autonomía y resolver sus propios problemas. Pero eso es demasiada responsabilidad.