Archivos para la categoría: Itinerario

El promedio de tiempo de trabajo es más ahora que en la edad media. La vida moderna está fragmentada y sólo son nuestras las sobras:

la noche pasó a ser lo que queda del día; el fin de semana, lo que queda de la semana; y la jubilación, lo que queda de la vida. En el centro de la vida se halla la regularidad repetida del trabajo, que organiza todos los demás usos del tiempo.

El trabajo debe ser considerado un fin es sí mismo, [...] y debe ser considerado como un deber.

La ética hacker y el espíritu de la era de la información – Pekka Himanen

Esa es la «ética protestante del trabajo» (por su origen religioso).

Weber afirma que el «summum bonum» de esta ética, su bien supremo, consiste en «ganar más y más dinero». En la ética protestante tanto el trabajo como el dinero son considerados fines en sí mismos.

El “milagro” japonés ejemplifica su mejor y peor lado:

Si bien fue esto lo que convirtió en pocos años a Japón en la segunda potencia económica mundial, es precisamente el motivo que está llevando el país a la ruina. ¿Pero tiene algo de malo trabajar de la mañana a la noche? La gente estaba demasiado ocupada como para plantearse esta pregunta.

La generación perdida – Tuertos en el país de los ciegos (blogspot)

Deberíamos reflexionar acerca de sus consecuencias, que incluyen la deshumanización al optimizarlo todo sin generar valor:

Incluso en casa, el proceso de atención de los hijos se ve optimizado eliminando todas aquellas partes «innecesarias». [...] En una vida optimizada, el tiempo libre asume los modelos del tiempo de trabajo. El tiempo de ocio se programa y planea de una forma tan ajustada como el tiempo de trabajo [...]

Después de cenar, algunas familias se sientan juntas, mudas pero cómodas, mirando telecomedias en que madres, padres e hijos hablan entre sí con brío. [...]

La ética hacker y el espíritu de la era de la información – Pekka Himanen

A ésto se agrega que el abuso es la conclusión natural entre seres racionales buscando beneficio, sumado todo la prioridad de acumular dinero no mejora la calidad de vida. Los objetivos de la vida cotidiana tienen consecuencias.

No podemos salvar al mundo, pero cada comunidad puede salvarse mediante la cooperación de sus miembros, que para ser efectiva necesita acceso a la información y tecnología . En todo caso, cuando las instituciones nos fallan, podemos aprovechar las ventajas de éste nuevo mundo para salir adelante.

Instituciones

Instituto, estatuto, estatua; la raíz es la misma : «estar [parado]».

Las instituciones son místicas en tanto que son algo más que sólo sus integrantes. Las personas que participan de ella las conforman y los acuerdos entre ellos devienen estatutos. La institución y los estatutos permanecen más allá de sus integrantes. Está justificado detener ciertas cosas para satisfacer las necesidades o lograr las metas de sus integrantes. Entonces su objetivo es empoderar a las personas que las conforman, su estaticidad les otorga permanencia y para los externos su imágen pública es criterio para otorgarles confianza.

Debido su estaticidad el cambio en las instituciones debe ser deliberado (en amplio sentido). El problema es que las instituciones no son comunidades reales y las decisiones conciernen a sus jerarquías que además de permitir abusos no aprovechan el potencial de sus integrantes.

Las jerarquías fueron útiles para tiempos con poca capacidad comunicativa y por tanto información limitada, permitiendo tomar decisiones sin discutir interminablemente. Ahora con mayor capacidad comunicativa podemos discutir eficientemente y tomar decisiones acertadas en menos tiempo. No creo que las instituciones desaparezcan, pero sí que tenemos capacidad para más autonomía y deberíamos usarla para remplazar las instituciones que no están cumpliendo su función social.

Globalización

La capacidad de autonomía de la que hablo viene en gran medida de las telecomunicaciones que encogen al mundo hasta la escala humana:

[...] ha habido tres grandes eras de globalización. La primera abarcó desde 1492 (cuando zarpó Colón y se abrió el comercio entre el Viejo y el Nuevo Mundo) hasta 1800 aproximadamente. A esa era yo la llamaría Globalización 1.0. Lo que hizo fue encoger la Tierra desde la talla grande hasta la talla mediana. La Globalización 1.0 iba de países y músculos [...]

La segunda gran era, la Globalización 2.0, se prolongó desde 1800 hasta 2000 más o menos, con interrupciones debidas a la Gran Depresión y a la Primera y Segunda Guerra Mundial. Esta era encogió la talla del mundo de mediana a pequeña. En la Globalización 2.0 el principal agente de la transformación, la fuerza dinámica que impulsó la integración global, fue la empresa multinacional. [...]

hacia el año 2000 entramos en una nueva era, la Globalización 3.0, que está encogiendo la talla del mundo de pequeña a diminuta, y aplanando el terreno de juego al mismo tiempo. Y si la fuerza dinámica de la Globalización 1.0 eran los países en proceso globalizador, y la de la Globalización 2.0 eran las empresas en proceso globalizador, la fuerza dinámica de la Globalización 3.0, o sea, el rasgo que le confiere su carácter único, es el recién hallado poder de los individuos para colaborar y competir a escala global.

La tierra es plana – Thomas Friedman.

Y cuyas posibilidades son la norma ahora:

«Podemos montar la reunión aquí, con uno en Nueva York, otro en Londres, otro en Boston y otro en San Francisco, todos en vivo y en directo. Si por lo que sea el proyecto se ejecuta en Singapur, la persona de Singapur también puede estar aquí en vivo y en directo… Eso es la globalización»

La tierra es plana – Thomas Friedman.

En este contexto el mercado crece en conversaciones, las personas se muestran como tales y los proyectos pequeños pueden ser influyentes. Éso es globalización, que aunada a un gran aumento de productividad permite una nueva forma de organización.

Pero a pesar de las oportunidades que ofrece el nombre «globalización» evoca los pecados del neoliberalismo y las corporaciones. El crecimiento económico también lleva ese estigma a pesar de estar relacionado directamente con el bienestar. Parte del problema es el desconocimiento de esos temas complejos que afectan nuestras vidas.

Los límites de la información

Hace falta más economía, salud y comunicaciones seguras en la cultura popular, pero resolver esa situación también es un tema complejo. Me recuerda una anécdota que aunque me contaron no sé si es verdadera:

Vigotsky respondió a Piaget que su ventaja era tener niños bien alimentados que además eran sus hijos.

El punto es que para poder brindar educación las necesidades primarias deben estar satisfechas. Así que la información no es suficiente para la alfabetización, que requiere además equilibrio entre reflexión y acción.

Vivimos en la sociedad de la información, pero no en la sociedad del conocimiento.

Natsu

La información se produce en cantidades excesivas y hay que aprender a seleccionarla con criterio, más aún cuando mucha resulta ser falsa.

Internet

Internet fue concebido como un sistema de comunicación militar que no fuese susceptible a un ataque en ninguno de sus puntos físicos durante la guerra fría, y para uso entre aliados (sin seguridad para dentro de la red).

Como cualquier tecnología nueva ofrecía los medios para lograr cosas que no fueron previstas en su diseño original: era y sigue siendo suceptible de ser «hackeado».

Y de entre quienes veían internet como hackeable hemos heredado muchos sueños, entre ellos: el ciberespacio que alguna vez fue concebido como una realidad-virtual, el acceso universal a la información, interacción presencial a distancia y más recientemente: desintermediación, comunidades y microempresas transnacionales…

Internet es terreno fértil tanto para la búsqueda de libertades como para nuevas distopías, entre otras: vigilancia perpetua y gratuita para todas las personas o soledad acompañada.

El ciberespacio

Al «ciberespacio» se le describe en algunas novelas ciberpunk como un espacio vivencial, perceptible e interactivo, aunque no se define por ello:

«El ciberespacio. Una alucinación consensuada experimentada diariamente por billones de legítimos operadores en todas las naciones, por niños a quienes se les enseña altos conceptos matemáticos… Una representación gráfica de la información abstraída de los bancos de todos los ordenadores del sistema humano. Una complejidad inimaginable. Líneas de luz clasificadas en el no-espacio de la mente, conglomerados y constelaciones de información. Como las luces de una ciudad que se aleja…»

Neuromante – William Gibson.

Y como tal surge de la redes conversacionales y su uso, en tanto se van generando nuevos significados a los símbolos dentro de ellas. ¿Qué significa por ejemplo #YoSoy132 sin el ciberespacio?

La información quiere ser libre

No es que «la información quiere ser libre» sino que las personas queremos que la información sea libre, porque puede serlo:

A diferencia de todas las sociedades anteriores que estaban casi obligadas por circunstancias materiales a desperdiciar[ los genios potenciales.] Ahora el único impedimento son las leyes que prohíben compartir, y sin ellas la ignorancia sería prevenible.

Before and After Intelectual Property – Eben Moglen.

Pero aunque el acceso universal a la información está en nuestro alcance tecnológico, la información no equivale a conocimiento y hay que cuidar ese punto:

La doctora Rambali sonrió. -Siempre hay un punto en que el terrorista deja de manipular la gestalt de los medios. Un punto en el que es posible que la violencia aumente, pero más allá del cual el terrorista se ha transformado en un síntoma de la propia gestalt de estos medios. El terrorismo, tal como lo entendemos comúnmente, está por esencia relacionado con los medios de comunicación. Los panteras modernos difieren de otros llamados terrorista precisamente porque se dan cuenta de todo esto, porque son conscientes del punto en que los medios separan el acto del terrorismo de la intención sociopolítica original…

Neuromante – William Gibson.

La información puede estar en cualquier lado: un dibujo, un escrito, una placa de silicio… el conocimiento en cambio es propio de seres pensantes: de cómo entienden y relacionan la información, el significado que tiene para cada uno o su comunidad. Y sin embargo la información es prerequisito del conocimiento.

Las barreras a la información y el crackeo

Pero entonces, teniendo la tecnología para brindar acceso universal a la información ¿Por qué está impedido? Esa pregunta es una de las justificaciones del ataque informático (crackeo) (otras son «para probar que puedo», «por diversión»… la lista sigue).

El problema es que no cualquiera puede romper el hielo entre los servidores que contienen la información y las personas que la quieren. No hay escuelas de cracking, los cracker se hacen jugando con la tecnología:

—¿Sabes cuál es tu problema? —dice cuando estamos bajo el puente, ya rumbo a la Cuarta—. Tú eres de los que siempre leen el manual. Cualquier cosa que la gente construye, cualquier clase de tecnología, va a tener una finalidad específica. Es para hacer algo que alguien ya entiende. Pero si es nueva tecnología, abrirá áreas en las que nadie había pensado antes. Tú lees el manual, hermano, y entonces no juegas, no de la misma manera. Y te asombras cuando alguien usa el chisme para hacer algo que a ti nunca se te había ocurrido. Como Lise.

El mercado de invierno – William Gibson.

Las películas «23» y «KGB, the computer and me» presentan dos caras de esa cuestión, el cracker que lo hace porque «la información quiere ser libre» y luego se vende. Y el hacker que descubre al cracker porque tiene curiosidad de qué pasó con una suma insignificante de dinero. Ambos personajes hacen las cosas porque lo disfrutan, aprenden sobre la marcha y se retan más allá de lo que saben hacer hasta cumplir su objetivo.

Con el súbito aumento de productividad humana, se vuelve cada vez más valiosa la capacidad de «ser humano» y desafiar las fronteras electrónicas (no necesariamente de manera ilegal).

Ética hacker e igualdad de oportunidades

Si este tipo de mierda se vendiera en la calle, nos quedaríamos sin trabajo -dijo Case [hablando de software].

-Eso es lo que piensas. Espera a que estés guiando esa cosa, escaleras arriba, a través de hielo negro.

Neuromante – William Gibson.

Dicen que la información es poder, tal vez. El software que automatiza las tareas nos da una clase de poder tangible: permite hacer más cosas (y cosas diferentes) con menos esfuerzo, en ocasiones sin ni siquiera saber del tema. Sin embargo no es una bala mágica, sólo automatiza los cálculos, elegir el curso adecuado es una tarea humana.

Siendo así, con las tareas automatizadas y una interfaz bien diseñada cabría la posibilidad de que todos pudieran diseñar aviones, procesos industriales, música, drogas, sensaciones y mundos virtuales sin ser necesariamente «ingeniero», «músico», «químico» o algo en particular. Pero se necesita ese amor por el aprendizaje y deseo de jugar más allá de dónde conocemos para lograrlo.

Ciberpunk como grupo defensor de derechos humanos

No me sorprende que el ciberpunk haya inspirado «un grupo defensor de los derechos humanos»: En el momento en que la tecnología comienza a cambiar a pasos agigantados, en un ambiente que predomina el sentimiento de una guerra inminente, con literatura distópica en la que las decisiones individuales tienen gran influencia y que describe cómo la interacción con persona-máquina cambia lo que vemos, junto con enfrentamientos máquina persona en los que la máquina puede triunfar. Varias propuestas ciberpunk también incentivan ese tipo de reflexión:

Wintermute había consruído algo llamado Armitage dentro de una fortaleza catatónica llamada Corto. Había convencido a Corto de lo verdadero que era Armitage, y Armitage había caminado, hablado, planificado, intercambiado información y capital, había representado a Wintermute en aquella habitación del Chiba Hilto.. Y ahora Armitage había desaparecido, arrastrado por el vieno de la locura de Corto. Pero ¿dónde había _estado Corto durante todos aquellos años?

Saludos a los indianos e itinerantes. :)

Ya ví las dos películas de «El mundo hacker de finales de los 80 en Europa y EEUU» y estoy leyendo «Quemando Cromo». Últimamente por alguna razón (o varias) no quedo conforme con lo que escribo.

Espero pronto hacer tener una reflexión coherente y con la que esté conforme de éste segundo módulo.

Mientras tanto escribo ésto para avisar que no he descuidado el itinerario.

Zona Temporalmente Autónoma

La revolución oculta: objetivos y comunidades reales

La zona temporalmente autónoma es una idea bastante interesante: no intenta hacer una revolución porque aquella pierde el rumbo

[...] ninguna revolución nos ha traído esos sueños. Su intuición aparece en el momento de la revuelta pero tan pronto como la revolución triunfa y el Estado vuelve, los sueños e ideales están ya traicionados.

Sino que permanece oculta, atacando lugares donde el enemigo no está (me recordó la guerrilla Lawrenciana) y sin perder su objetivo, porque «una revuelta tiene también que hacerse para algo».

La ZTA es como una revuelta que no se engancha con el Estado, una operación guerrillera que libera un área -de tierra, de tiempo, de imaginación- y entonces se autodisuelve para reconstruirse en cualquier otro lugar o tiempo, antes de que el Estado pueda aplastarla.

Recordando la necesidad de ver los problemas desde las comunidades reales aventuro que la razón por la que la revolución traiciona su propósito es su «universalización» y que la ZTA al no darse a conocer no puede temer su adopción universal(ista).

Llamado a la acción

Algo que encuentro muy valioso acerca de la ZTA es que hace un llamado a la acción dentro y fuera del ciberespacio

Los fanzines y BBSs intercambian información, lo que es parte del trabajo de fondo necesario de la ZTA, pero muy poca información de esta índole se refiere a bienes y servicios concretos necesarios para la vida autónoma. No vivimos en el ciberespacio; soñar que lo hacemos es caer en la cibergnosis, la falsa transcendencia del cuerpo.

de manera productiva

El rechazo al trabajo puede tomar las formas del absentismo, la ebriedad en el empleo, el sabotaje, y la pura desidia; pero igualmente puede dar lugar a nuevos modos de rebeldía: más autoempleo, participación en la economía sumergida y el “lavoro nero”, fraude fiscal y otras opciones criminales, cultivo de maría, etc.; actividades todas ellas más o menos “invisibles” en comparación con las tácticas izquierdistas de confrontación tradicionales como la huelga general.

¿Rechazo a la Iglesia? Bueno, el “gesto negativo” por excelencia aquí probablemente consiste en… ver la televisión. Pero las alternativas positivas incluyen todo tipo de formas antiautoritarias de espiritualidad, desde el cristianismo no eclesiástico al neopaganismo. [...]

y actuando en términos aplicables a nuestro entorno, sin perdernos en un imposible

La ZTA no es el heraldo de ninguna falsa promesa de utopia social a la que debamos sacrificar nuestras vidas para que los hijos de nuestros hijos puedan respirar un poco de aire libre. La ZTA debe ser el escenario de nuestra presente autonomía, pero sólo puede existir bajo la condición de que ya nos consideremos en efecto seres libres.

construyendo nuevos lugares

[...] pero también cabe concebir que la estrategia tiene por objetivo construir una red autónoma y alternativa, “libre” y no parasitaria, que pueda servir como base para “una sociedad naciente de la cáscara de la anterior”.

fuera del mapa

Sólo una psicotopografía puede trazar mapas a escala 1:1 de la realidad, porque sólo la mente humana posee la complejidad suficiente como para reproducir lo real. Y un mapa 1:1 no puede controlar su territorio por la sencilla razón de que es virtualmente idéntico a él.

Ciberia

Ciberia muestra varias ZTA: fronteras desconocidas, realidad virtual, drogas, robos, fractales, raves y otros movimientos «underground». Propone un esfuerzo por liberarnos de las preconcepciones y ve en todos éstos lugares una oportunidad para dejar de observar la realidad y empezar a generarla

La tecnología dio a todos estos miembros excepcionalmente distintos de movimientos alternativos y contraculturales la posibilidad de construir, proyectar o simplemente registrar sus visiones.

Ejemplifica las posibilidades de los ciborgs

Pero mientras duró, la experiencia virtual fue como entrever otro mundo, un mundo que quizá no sea tan distinto del nuestro. La ilusión virtual resultaba más convincente cuanto mejor controlaba mis movimientos.

Y vuelve a hacer énfasis en la conectividad

El sexto sentido de la sociedad en su conjunto radica en su conectividad y su habilidad para intercomunicarse.

Recapitulación

La tecnología permite nuevas formas de relacionarse con el entorno y generar conocimiento, afecto o valor. Las nuevas formas de hacer las cosas son más fáciles, rápidas y en ocasiones más efectivas que las anteriores. Las posibilidades que se surgen de éstos nuevos métodos socavan las estructuras tradicionales, las pervierten (ejemplos), las vuelven obsoletas.

Éstas nuevas formas se aprovechan mejor mientras más diversidad haya en su aprovechamiento, pero ésta misma diversidad implica competencia constante, menos rentas y una nueva forma de concebir el trabajo.

He estado reflexionando acerca de la atención y la popularidad. Creo que tenemos un tiempo de vida limitado y que aprender a hacer bien las cosas requiere dedicación y esfuerzo (implica tiempo, pero no creo que sea lo importante). Por ese motivo, creo que la popularidad puede influír en un proyecto.

Sin embargo creo que lo importante para el desarrollo de los proyectos es el compromiso y ése no es una respuesta directa de la popularidad. Algo puede ser muy popular y no tener una comunidad proactiva.

Tema aparte ¿Cuándo comenzamos con las redes malladas? Y sobre todo ¿Cómo?

Mundos paralelos

Hace ya un tiempo que no me pierdo en un mundo artificial. Leyendo «Mirrorshades» tengo la impresión de haberlo hecho otra vez, no solo por el libro en sí cuyos cuentos me han inmerso en su realidad, sino también por el entorno:

Por eso al leer éste cuento acerca de drogas que alteran las respuestas humanas (Solsticio) no puedo menos que asombrarme de lo bien que encaja, lo factible que es la realidad que plantea.

Como había comentado Pablo: en Mirrorshades no hay moralejas. Lo que hay son propuestas, tanto extremadamente fantásticas como factibles, pero en su mayoría que dependen del uso de la tecnología.

Interpreto a Neal Stephenson defendiendo que la ciencia ficción tiene la responsabilidad de plantear los retos para que la sociedad los alcance y que parte de la responsabilidad del estanque científico recae por tanto en los escritores que ya no imaginan el futuro. No sé si estar del todo de acuerdo, pero es cierto que algo de esos futuros que imaginamos se vuelve un incentivo para creerlos y crearlos o para evitarlos. Así entiendo ahora el lema ciberpunk: «El futuro influye más en el presente que el pasado».

Una visión del ser humano

Había sido sobornado por el dulce sueño de la tecnología…

Ojos de serpiente – Tom Maddox

Encuentro recurrentemente en éstos relatos ciberpunk la fusión de la tecnología y la sexualidad. Me parece interesante porque suelo verlos disociados, la tecnología como una herramienta externa y la sexualidad como algo íntimo: interno, pero ¿no habíamos dicho que somos ciborgs?

Diluir las fronteras entre ántropo (no tengo otra palabra para referirme sin ambigüedades al hombre que no necesariamente es varón) y tecnología permite soñar con grandes cantidades de poder y el ser humano queda inmerso en un lugar dominante, sí, pero también totalmente vulnerable y desprotegido ante su adversario: George Jordan ante su serpiente ¿o el Aleph?, Gina como bien preciado (sinner o sinthesizer), Tony Cage ante sí mismo…

«Ojos de serpiente» me lleva a pensar en una relación entre hombres y máquinas que ya no parece tan clara, recuerdo varias películas donde se utilizan los humanos como interfaz de máquinas o viceversa. En especial recuerdo una porque parte de la trama es que se alquilan humanos para llevar información porque las máquinas no pueden llevar tanta: 500 MB. Pero el humano ya ha sido superado, no aún en decisión pero ¿cuánto falta?.

Y las propuestas que traen consigo

De la guerra

¿Suerte? Tal vez. A él ya lo habían cableado y puesto a punto para el combate, y ya estaba acpostumbrado al ergonómico asiento posterior del avión negro de fibra de vidrio A230 General Dynamics. El A-230 volaba rozando el límite de una letal inestabilidad, y cada sensor de su fuselaje estaba monitorizado por su propio banco de microcomputadores, todos ellos conectados al «cerebro—serpiente» del copiloto mediante dos cables gemelos de miopreno que salían de ambos lados de su esófago…, y entonces él desaparecía, ¡oh, sí!, cuando los cables se enchufaban, cuando el fuselaje resonaba por sus nervios, con su cuerpo exultante por esta nueva identidad, por este nuevo poder.

Luego el Congreso acabó con la guerra y las Fuerzas Aéreas acabaron a su vez con George, y cuando llegó su licencia, ahí se quedó él, completamente cableado y sin un lugar a dónde ir, abandonado con toda esa patética tecnología, con ese hardware en su cabeza que, a partir de entonces, iba a cobrar vida propia.

Ojos de Serpiente, Tom Maddox

¿Un humano con una interfaz para manejar máquinas de combate? hoy pensaría que la guerra sería diferente. Más máquinas sobrepasando a los humanos.

De lo social

Cage había comenzado el proyecto Compartir años antes, cuando aún trabajaba en el laboratorio a tiempo completo. Había estado pensando en cómo el refuerzo social parecía dar energía al uso recreativo de las drogas. Muchos usuarios preferían volarse con otros usuarios en clubs de drogas o en fiestas privadas, antes de hacer el amor o de tomar una buena comida o de un baile en la ingravidez espacial. Si la socialización aumentaba el placer ¿por qué no intentar buscar una manera de que los usuarios compartieran una experiencia idéntica? No sólo era crear un entorno idéntico, sino sincronizar el efecto al nivel de la sinapsis; estimulación directa del córtex sensorial, una especie de telepatía artificial.

Solsticio, James Patrick Kelly

De los medios

Te estoy contando un secreto profesional: los medios de masas realmente malos pueden exorcizar tus fantasmas semióticos. Si pueden quitarme de encima a esa gente de los platillos, pueden hacerlo también con esos futuroides tuyos de Art Decó. ¿Qué tienes que perder?

El continuo de Gernsback – William Wilson

De la perfección

Qué asco de mundo en el que vivimos, ¿eh? —el quiosquero era un negro delgado con dientes estropeados y un evidente peluquín. Asentí, rebuscando el cambio en mis vaqueros, ansioso por encontrar un banco en el parque donde poderme sumergir en la duras evidencias de la casi distopía humana en la que vivimos—. Pero podría ser peor, ¿eh? —Desde luego —dije—, o incluso mucho peor, podría ser perfecto.

El continuo de Gernsback – William Wilson

De las economías emergentes

Los turistas eran principalmente japoneses, canadienses, brasileños montados en la cresta del boom brasileño, surcoreanos, chinos, árabes, israelíes y un pequeño número de americanos. Ya muy pocos de esos malditos americanos, gracias a la depresión.

Zona Libre, John Shirley

De la política que fomenta el capitalismo

—Permítame ponerle al tanto. Puede que cambie algunas de sus concepciones. Es consciente del propósito que hay en la Segunda Convención Constitucional, ¿lo es? Se ocultó con frases grandilocuentes como «desencadenar la fuerza del sistema americano y enfrentarse a la competencia extranjera cara a cara, asegurando la victoria para los negocios americanos, la cual abriría el camino para la democracia en todo el mundo». Todo con un tono de gran nobleza. Pero el resultado fue bastante distinto. Los negocios no tienen interés por ningún sistema político en sí. Los negocios cooperan en tanto en cuanto alcanzan sus propios intereses. Y el interés primario de los negocios es el crecimiento y el poder. Una vez establecidas las ZLE, las corporaciones se libraron de toda atadura, se enzarzaron en una lucha primitiva, que aún hoy continúa.

Stone vive, Paul di Filippo

La necesidad de atención

Un capítulo de «Como una enredadera y no como un árbol» habla de la «netocracia»:

Una clase definida no tanto por su poder sobre el sistema productivo como por su capacidad de liderazgo sobre el consumo de los miembros masivos de las redes sociales.

Que conste que las redes sociales son las relaciones entre personas y no las herramientas web para gestionarlas. El apunte me llama la atención por la lectura acerca de la web 2.0 y la economía de la atención: la atención es un bien escaso y dado que la innovación se alimenta de interacción, a mayor atención (popularidad) mayores posibilidades de desarrollo y mercado.

Las plataformas que la capturan

Por eso todos quieren ser digg o ahora que está más de moda: FB, el agente en medio de los que se comunican.

Al parecer la «batalla» por la atención pasa por generar plataformas: Un lugar privilegiado, controlado por el proveedor, dónde se puede centrar la atención.

Apple llevó la generación de plataformas a otro nivel: no es cuestión de software o de una página web que puedes o no visitar, su plataforma está en el dispositivo y allí tiene más posibilidades de control.

Y el sueño de libertad

No todo en las plataformas es malvado, aunque algunas lo sean por diseño (Bajo toda arquitectura informacional se oculta una estructura de poder), y existen plataformas que empoderan, un ejemplo sería retroshare que es «una plataforma de comunicación segura y descentralizada». Ésta es la clase de plataformas que debemos promover.

Comenzando en las telecomunicaciones

Como primera necesidad se me antoja apoderarnos de nuestras telecomunicaciones a nivel regional y me parece que puede hacerse con la siguiente dupla:

Redes malladas

Existen iniciativas que han desarrollado redes ciudadanas en alguna zona y manuales para lograrlo. La infraestructura de comunicación está en cierta manera resuelta, pero aún falta independizar los servicios para librarnos del agente en el medio.

Servidores portátiles

Ya había dicho que los servidores no tienen nada de especial, también que los celulares que usamos bien podrían ser llamados computadoras. Sería muy interesante ensamblar un tablet/smarthphone libre con un sistema libre listo para ofrecer servicios web, de preferencia encriptados y distribuídos.

«Como una enredadera y no como un árbol» es un título emblemático. Un árbol representa fuerza y en éste caso centralización. Una enredadera no parece fuerte en ningún sentido, pero algunas especies pueden sobrevivir el aislamiento de cualquiera de sus partes, ésta característica la hace un emblema de resiliencia.

El texto contiene varios relatos de la creación y desarrollo en red distribuída incluyendo una bonita criptohistoria. Las ideas que más me llaman la atención:

La innovación es sistémica

¿Cómo se le escapó [la criptografía asimétrica] a la IBM?. Lo que había pasado, era sólo un anuncio del mundo por venir. La respuesta es sencilla: la lógica del sistema de incentivos. Como diría cualquier economista, simplemente los incentivos que el viejo sistema cerrado podía producir no se alineaban con los nuevos objetivos a conseguir. Era cuestión de tiempo que apareciera un Diffie.

Vigotsky lo llama «el horizonte de conocimiento próximo» y se refiere a que el aprendizaje es un proceso que se desarrolla relacionando el conocimiento que ya se tiene para generar conocimiento nuevo, pero es requisito el conocimiento previo a relacionar. Es la misma idea que expresa Newton cuando dice «si pude ver tan lejos es porque iba parado a hombros de gigantes».

La innovación no consiste en generar un sistema completamente nuevo y no surge de la nada (aunque la idea contraria sea muy popular) sino en enlazar ideas ya existentes de una manera nueva, por eso no es cuestión del genio de Diffie que desarrolla la criptografía asimétrica, sino «cuestión de tiempo».

Las patentes se sostienen sobre el mito de que ciertas personas poseen una capacidad especial que les permite desarrollar cosas que nadie más podría, y por no entender esa cuestión fundamental son tan nocivas.

Está aquí para quedarse

Una idea que se comenta en «Como una enredadera y no como un árbol» es:

En la medida que la evolución del sistema económico se mantenga por los mismos derroteros, movimientos como el software libre, el copyleft o el P2P musical, socavarán cada vez más profunda e irremediablemente el orden corporativo, jurídico y económico internacional, enfrentándose al poder de los estados y los monopolios y elevando nuevos valores sociales en conflicto con el poder establecido.

Hace poco leí un post Michel Bauwens que dice:

Even as the open-source economy becomes the default way to create software, and even as it creates companies that reach a revenue of more than $1bn, such as Red Hat, the overall effect is still deflationary. It has been estimated that open-source annually destroys $60bn in revenues for the proprietary sector.

Thus, the open-source economy destroys more proprietary software value than it replaces. Even as it creates an explosion of use value, its monetary value decreases.

Es la misma idea, la generación de productos distribuída está «socavando el orden» al reducir las rentas generadas por los monopolios, lo que significa bienes más baratos aunque no sin consecuencias.

Y se alimenta de la interacción

Debido a que la innovación es producto de nuevas combinaciones, a mayor interacción haya más relaciones pueden encontrarse, es la misma razón por la que una red distribuída genera mayor innovación a un menor costo.

Entre el juego de palabras de Víctor y una ponencia acerca del sexismo lingüístico enlazada en un comentario a David caigo en la cuenta de que el género de las palabras es distinto del sexo, un buen ejemplo sería:

Todas [las víctimas] son varones.

El género de «varones» es neutro y el sexo necesariamente masculino. El género de víctima es femenino, pero puede designar de igual manera a individuos de cualquier sexo.

Para tomarlo en cuenta la próxima vez que piensen que «el español es sexista». Estoy dejando muchos factores fuera así que recomiendo leer la conferencia.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.